En la Procuraduría General de la República están convencidos de que al menos un número importante de los 43 estudiantes desaparecidos en 2014 fueron asesinados y quemados en un basurero y se mantiene como su principal línea de investigación, a pesar de que un reporte de expertos internacionales afirmó que eso no sucedió.

El director de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón, dijo que los más de 100 peritos de la Procuraduría General de la República no pueden estar equivocados, por lo que esa tesis continúa como la verdad para ellos.

"No podemos estar equivocados", sostuvo en Enfoque Radio el funcionario, cuya oficina ha sido una de las principales áreas que ha participado en la investigación de la desaparición de los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa el 26 de septiembre de 2014 en Iguala, en el estado sureño de Guerrero.

Apenas el domingo, luego de conocerse el reporte, la procuradora general Arely Gómez anunció que solicitará un nuevo peritaje sobre lo que ocurrió en el basurero a expertos "del más alto prestigio".

El grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos presentó un informe que desacreditó la investigación del gobierno, en particular la tesis principal de que los estudiantes fueron calcinados en un basurero de la municipalidad de Cocula por miembros del narcotráfico.

Los expertos encargaron un nuevo peritaje para determinar si era posible que tantos cuerpos pudieron ser quemados y la conclusión fue que "los 43 estudiantes no fueron incinerados en el basurero municipal de Cocula"