Un mexicano fue detenido en las islas Galápagos cuando intentaba sacar ilegalmente 11 iguanas como parte de la actividad de una red internacional de tráfico de vida silvestre, informó el lunes el Parque Nacional Galápagos.

El capitán de policía William Herrera, jefe de Protección Ambiental, dijo a la red de televisión Ecuavisa que se encontraron "nueve iguanas marinas neonatas y dos iguanas terrestres juveniles" que fueron recogidas en la isla Santa Cruz.

Señaló que los animales fueron hallados en el interior de una mochila propiedad del mexicano únicamente identificado como Gustavo T. quien quería transportarlas por vía aérea a Guayaquil para luego enviarlas a Uganda.

Cada una de esas iguanas podría alcanzar un valor de hasta 25.000 dólares en el mercado negro de animales, de acuerdo con las autoridades ecuatorianas.

El Parque Nacional destacó en un comunicado que la captura, ocurrida el fin de semana, se logró como parte de un trabajo conjunto de especialistas en vida silvestre de varios países signatarios quienes alertaron sobre un nuevo envío que se pretendía hacer hacia Uganda.

Señaló que el mexicano, cuya identidad está siendo verificada, "formaría parte de toda una red internacional que buscaba traficar con las iguanas que viven y se reproducen dentro del área protegida".

Añadió que el detenido tiene antecedentes penales por tráfico de vida silvestre y estuvo preso en 2010 en Nueva Zelanda por recolectar ilegalmente reptiles de ese país, donde cumplió una pena de 18 semanas en prisión.

Las leyes de Ecuador sancionan con prisión de uno a tres años a quien trafica especies en peligro de extinción.

Las islas Galápagos son un territorio ecuatoriano ubicado a 1.000 kilómetros del continente donde el científico inglés Charles Darwin ratificó su teoría de la evolución de las especies.

En 1978 la UNESCO las declaró Patrimonio Natural de la Humanidad en consideración de sus especies únicas de animales y vegetales, terrestres y marinos.