El ministro de Defensa de Irak escapó ileso el lunes de un ataque de un francotirador mientras viajaba en un convoy al norte de Bagdad, aunque uno de sus guardias resultó herido, informaron las autoridades iraquíes.

Un comunicado precisó que el ministro de Defensa, Khaled al-Obeidi, regresaba a la capital iraquí después de una visita a los soldados que luchan contra los extremistas del Estado Islámico, cuando hubo disparos contra su convoy cerca de la disputada ciudad de Beiji. Uno de sus guardias resultó herido, agregó la declaración sin entrar en detalles.

El grupo Estado Islámico controla alrededor de un tercio de Irak y la vecina Siria en un autoproclamado "califato". Beiji, sede de la mayor refinería de Irak, ha estado bajo asaltos casi constantes desde que los extremistas del Estado Islámico irrumpieron en Irak el año pasado, aunque las autoridades dijeron que liberaron la ciudad en noviembre.

Una coalición liderada por Estados Unidos realiza ataques aéreos contra objetivos del grupo Estado Islámico en toda Siria e Irak.

En Siria, los activistas dijeron que los fundamentalistas islámicos capturaron el campo petrolero de Jazal la noche del domingo, después de enfrentamientos intensos con las fuerzas del gobierno en la zona, en la provincia central de Homs.

El activista Bebars al-Talawy, quien reside en Siria, dijo a través de Skype que los combatientes del Estado Islámico atacaron primero retenes militares alrededor del yacimiento de Jazal, antes de irrumpir en el yacimiento.

Rami Abdurrahman, quien dirige el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, sede en Gran Bretaña, dijo el lunes que todos los ingenieros que trabajan en el yacimiento se trasladaron al cercano yacimiento de gas Shaer, controlado por el gobierno.

Dijo que las tropas del gobierno se retiraron del yacimiento, pero que ahora controlan algunas partes.

Los combatientes del Estado Islámico controlan gran parte de los yacimientos de petróleo de Siria, que están en su mayoría en las regiones orientales limítrofes con Irak.

___

El periodista de The Associated Press Bassem Mroue en Beirut contribuyó para este despacho