La Organización para la Liberación de Palestina pospuso el lunes sus elecciones para dirigentes internos, informaron dos funcionarios de la OLP, un hecho que refleja la creciente desorganización interna y que asesta un duro golpe al presidente palestino, Mahmoud Abbas.

Los dos funcionarios dijeron que el aplazamiento de último minuto de adoptó debido a la falta de tiempo para los preparativos de la votación, fijada inicialmente para la semana que viene.

Abbas había convocado una reunión del Parlamento de la OLP, el Consejo Nacional Palestino, el 14 y 15 de septiembre. El consejo era para elegir un nuevo órgano de dirección de la OLP, el llamado Comité Ejecutivo. Los críticos han alegado que Abbas quería usar la sesión, convocada apresuradamente, para hacer a un lado a sus rivales y promover a sus allegados.

El Comité Ejecutivo actual se reunió el lunes y decidió aplazar la reunión del Parlamento de la OLP, dijeron los participantes Saleh Rafaat y Ahmed Majdalani. El comité no estableció una nueva fecha, pero firmó una carta al jefe del Parlamento de la OLP, pidiéndole que la convoque antes de fin de año, dijo Rafaat.

El Parlamento de la OLP tiene más de 700 miembros, incluso muchos en la diáspora palestina. Es necesario un quórum de dos tercios para una sesión y existía la preocupación de que no se pueda cumplir, dijo Majdalani.

Mientras tanto, el Frente Popular para la Liberación de Palestina, una de las facciones de la OLP de mayor tamaño, decidió boicotear la reunión del Parlamento por falta de preparación adecuada, dijo Rafaat.

El Parlamento de la OLP también debía votar sobre un posible cambio en la política palestina.

Abbas ha insinuado que en su próximo discurso ante la Asamblea General de la ON, a finales de este mes, anunciaría un enfoque de más confrontación hacia el gobierno derechista de Israel, después de años de negociaciones estancadas sobre los términos de un Estado palestino.