La cifra de fallecidos en el naufragio de un barco de madera cargado con migrantes indonesios ante la costa occidental de Malasia subió a 61 personas, dijo un funcionario malasio el lunes. Otros 20 indonesios fueron rescatados.

Los rescatistas recuperaron los cuerpos de 37 hombres, 23 mujeres y una niña, dijo Mohamad Hambali Yaakup, funcionario de la Agencia de Control Marítimo de Malasia. Diecinueve hombres y una mujer fueron recogidos del mar con vida, agregó.

Se cree que el barco llevaba a trabajadores migrantes a su casas en Tanjung Balai, en la provincia indonesia de Sumatra, el jueves cuando se hundió debido a las malas condiciones de la mar, no lejos de la costa de la localidad de Sabak Bernam, en el estado de Selangor.

En un primer momento, pescadores dijeron que a bordo de la embarcación iban hacinadas unas 100 personas.

"Las operaciones de búsqueda continuarán hasta que estemos convencidos de que no hay nuevas pistas", dijo agregando que el último cuerpo fue rescatado del mar el domingo por la tarde.

Este tipo de accidentes son habituales en Malasia, donde hasta 2 millones de migrantes indonesios trabajan de forma ilegal. Los indonesios trabajan sin permisos en plantaciones y otras industrias en Malasia, y a menudo viajan de un país a otro cruzando el estrecho de Malaca en barcos mal equipados.