Israel ha comenzado a construir una valla a lo largo de su frontera con Jordania en momentos en que miles de desplazados por la guerra civil en Siria y otros migrantes huyen de sus países.

El primer ministro Benjamin Netanyahu declaró el domingo que "hoy vemos lo que ocurre cuando los países pierden el control de sus fronteras". El gobernante pareció referirse a la marejada de refugiados a causa de los conflictos en el Oriente Medio y de migrantes africanos que se dirigen a Europa.

Netanyahu lamentó la "tragedia humana" derivada de la guerra civil en Siria y afirmó que Israel ha asistido a las víctimas de ese conflicto. Sin embargo, Israel es demasiado pequeño para recibirlos, agregó.

Israel ha levantado cercas a lo largo de su frontera con Egipto para contener a los migrantes africanos y en los Altos del Golán en la frontera con Siria.

El dirigente opositor Isaac Herzog dijo el sábado que Israel debería recibir a un número limitado de refugiados sirios.