Rebeldes curdos atacaron dos vehículos militares en el sureste de Turquía, informó el presidente el domingo, y varios soldados turcos fallecieron durante el atentado. El primer ministro viajó a la capital para presidir una reunión de seguridad urgente.

El presidente Recep Tayyip Erdogan señaló en una entrevista televisiva que el Partido de los Trabajadores del Curdistán, o PKK, atacó dos vehículos militares blindados cerca del poblado de Daglica, en la provincia de Hakkari, cerca de la frontera con Irak e Irán. Comentó que se daría a conocer un comunicado con los detalles, pero indicó que varios soldados murieron durante el atentado.

"Fue un ataque con minas terrestres contra los vehículos blindados", comentó Erdogan.

Declaró que las fuerzas turcas de seguridad responderán de forma "distinta y determinada".

Firat, una agencia noticiosa cercana a los rebeldes, citó un comunicado curdo en el que se informa de la muerte de 15 soldados "en una acción de sabotaje" en contra de vehículos que conformaban un convoy militar. Dicha aseveración no pudo verificarse de inmediato.

El primer ministro, Ahmet Davutoglu, interrumpió una visita a la ciudad de Konya, en la que presenció un encuentro internacional de fútbol, para asistir a la reunión de seguridad. No se emitió comunicado alguno al término de la reunión.

La agencia gubernamental de noticias, Anadolu Agency, señaló que el ejército ha respondido con una operación aérea en la que participaron aviones de combate F-4 y F-16 que atacaron varios objetivos del PKK en la región.

Los renovados combates entre los rebeldes curdos y las fuerzas de seguridad han provocado la muerte de unas 200 personas desde el inicio de julio, incluyendo unos 70 soldados y policías. Los enfrentamientos han dado al traste con un proceso de paz de dos años y medio con los curdos.