Los restos de varias víctimas del Holocausto que estuvieron guardados en secreto durante décadas en una escuela de medicina francesa finalmente fueron inhumados el domingo.

Varios cientos de personas se reunieron para una sobria ceremonia fúnebre por las víctimas en el este de Francia.

Los cadáveres de decenas de personas fueron enviados al instituto de anatomía en la Universidad de Estrasburgo para investigación por parte de los nazis. Algunos restos fueron enterrados después de la guerra, pero unos cuantos se conservaron e incluso se exhibieron para lo que fue descrito como "fines científicos".

Al parecer luego quedaron en el olvido hasta julio, cuando el investigador Raphael Toledano y el director del instituto descubrieron frascos y tubos de ensayo en una habitación cerrada.

Los restos pertenecían a varias personas y solo una fue identificada definitivamente: Menachem Taffem, un judío polaco deportado a Auschwitz y muerto en una cámara de gas.