Una juez boliviana otorgó libertad y anuló el juicio contra un líder indígena defensor de la amazonia y opositor al presidente Evo Morales porque la fiscalía le interrogó en castellano y no en su lengua materna, informó el domingo el abogado del acusado.

Adolfo Chávez, ex presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (CIDOB) quedó libre en la noche del sábado dos días después de ser detenido por agentes judiciales, dijo el domingo el abogado Otto Richter.

Chávez es acusado de malversar unos 130.000 dólares de fondos públicos pero él se declaró víctima de persecución política por oponerse al proyecto de Morales de explorar petróleo en reservas naturales. Líderes opositores le han respaldado.

Richter dijo que la juez Romy Peredo anuló la demanda contra Chávez porque los fiscales no notificaron ni tomaron declaraciones en tacana, la lengua materna del acusado. La Constitución impulsada por Morales reconoce a 36 lenguas nativas en Bolivia. El tacana es una lengua casi en extinción.

"Esto es un burla y se está haciendo que se retroceda en la recuperación del daño económico al Estado", dijo por su parte Clarisa Fuentes, representante del gobierno.

"No malversé ni un peso, todos los proyectos financiados por el Fondo Indígena han sido ejecutados, pero me han negado entregarme documentos para defenderme, porque este juicio tiene interés político", dijo Chávez poco antes de la audiencia.

Como líder de los indígenas del oriente, Chávez era aliado de Morales pero se opuso tenazmente a un proyecto carretero impulsado por el mandatario que debió atravesar una selva virgen en la amazonia y organizó en 2011 una multitudinaria marcha que logró frenar la carretera.

La corrupción en el ya extinto Fondo Indígena salpica a una docena de dirigentes indígenas la mayoría del Movimiento al Socialismo (MAS) el partido de Morales quienes no fueron detenidos y tampoco están investigados, según diversas denuncias.