La cifra de muertos en una explosión en una planta de productos químicos ubicada en el este de China la semana pasada aumentó a 13 al terminar las labores de búsqueda y rescate, informó un gobierno municipal.

Una fábrica que produce materiales adhesivos explotó el 31 de agosto en el condado de Lijin, en la provincia de Shandong.

Dos días después de la explosión, el número de víctimas fatales fue fijada en cinco. El gobierno de la ciudad de Dongying, que administra la región, dijo que la cifra había aumentado a 13 después de completar las tareas de búsqueda y rescate el sábado. Agregó que los 13 cadáveres han sido identificados, pero no ofreció más detalles. Señaló que otras 25 personas resultaron heridas, y 11 de ellas permanecen hospitalizadas.

Un hombre del Ayuntamiento de Dongying, que solo se identificó con su apellido, Fan, dijo el domingo que la causa de la explosión sigue bajo investigación y no se tienen más detalles.

La explosión sucedió casi tres semanas después de un incidente similar en un almacén de químicos en la ciudad portuaria de Tianjin en el que murieron al menos 161 y 12 permanecen desaparecidas, y que dejó en evidencia una permisiva aplicación de los protocolos de seguridad.