La fiscalía anticorrupción en Rumania detuvo el domingo al influyente alcalde de Bucarest bajo sospechas de que aceptó sobornos por 25.000 euros (28.000 dólares) de parte de compañías que trabajan para el Ayuntamiento.

La oficina de la fiscalía anticorrupción señaló en un comunicado que de 2013 a 2015, las compañías que tuvieron contacto con el Ayuntamiento de Bucarest estuvieron obligadas a pagar a funcionarios de alto rango hasta 70% de sus ganancias de trabajos que realizaron para el gobierno local. De eso, 10% se presume que fueron directamente a Sorin Oprescu.

Su abogado, Alexandru Chiciu, negó que Oprescu hubiera alguna vez solicitado pagos, ya fuera directamente o a través de terceras partes.

Los fiscales lo detuvieron justo después de la medianoche, después de que supuestamente fue filmado aceptando un soborno, reportó la agencia de noticias Agerpres.

Se reportó que las autoridades se lo llevaron esposado de su casa en Bucarest. Agerpres indicó que anteriormente los fiscales encontraron parte de los 25.000 euros que le fueron entregados a Oprescu y el resto fue hallado en su casa. Una corte decidirá el domingo si lo arresta formalmente.

La oficina del alcalde no ha hecho declaraciones al respecto.

Oprescu, de 63 años, es alcalde de Bucarest desde 2008. Fue candidato a la presidencia del país en 2009 y fue senador del Partido Socialdemócrata, actualmente en el poder.