El primer ministro de Israel anunció que eliminará una ley recién aprobada que prohíbe a los periodistas que trabajan para la autoridad de programación pública del país expresar sus opiniones al aire.

La oficina de Benjamin Netanyahu no indicó el domingo cuándo la polémica legislación será anulada.

La ley, aprobada el jueves pasado, atrajo críticas de varios periodistas, que acusan al gobierno de tratar de reprimir el desacuerdo. La ley señala que los programas deberían "evitar la expresión de opiniones personales, parciales y prejuiciosas, que califican y etiquetan".

El Consejo de Prensa de Israel exhortó al Parlamento a cancelar la ley bajo el argumento de que viola la libertad de expresión.

Luego del cambio radical de postura de Netanyahu, el ministro del gabinete que impulsó la legislación decidió renunciar a su cargo como supervisor de la transmisión pública. Ofir Akunis, uno de los confidentes más cercanos a Netanyahu, dijo que no podría seguir trabajando ante tal "falta de apoyo".