Canadá se ha enorgullecido desde hace mucho tiempo de abrir sus puertas más ampliamente que cualquier otra nación a solicitantes de asilo, pero la cifra de personas recibidas ha decrecido desde que el primer ministro conservador Stephen Harper asumió el cargo hace casi 10 años.

Harper ha rechazado solicitudes de actuar inmediatamente para recibir a más refugiados sirios, a pesar de la conmovedora imagen de un niño de 3 años ahogado que fue arrojado a una playa turca, la cual atrajo la atención del mundo sobre la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial.

Canadá negó reportes iniciales inexactos de que había rechazado una solicitud de asilo para la familia del niño, pero la historia llegó en medio de una campaña electoral y obligó al partido de Harper a cancelar eventos e informar sobre lo que está haciendo el país por los que piden refugio.

En tiempos de crisis en décadas pasadas, Canadá facilitó la reubicación de refugiados rápidamente y en enormes cantidades. Transportó por avión a más de 5.000 personas de Kosovo a fines de la década de 1990, a más de 5.000 desde Uganda en 1972 y reubicó a 60.000 vietnamitas en el período 1979-1980. Más de 1,2 millones de refugiados han arribado a Canadá desde la Segunda Guerra Mundial.

Pero la cifra ha descendido desde que Harper se convirtió en primer ministro en 2006. Un año antes, el país recibió 35.775 refugiados, mientras que en 2014 aceptó a 23.286. Según las Naciones Unidas, Canadá ha caído del quinto lugar en 2000 al 15to el año pasado entre las naciones que más refugiados reciben.

El gobierno de Harper dice que ha aceptado 2.374 refugiados sirios desde enero de 2014. Más de cuatro millones de personas han huido de Siria desde que comenzó la guerra allí en 2011.

"Nuestro punto de vista es que en materia de refugiados deberíamos hacer lo que estamos haciendo", dijo el jueves Harper, quien buscará la reelección el 19 de octubre, durante un acto de campaña. "Nuestro mensaje es que además necesitamos ayudar a la gente que está de hecho allá y que no pueden salir, y parte de la manera en que debemos ayudarlos es detener la terrible violencia que está siendo dirigida contra ellos, desplazándolos y matándolos".

Canadá tiene seis aviones de combate bombardeando blancos del grupo Estado Islámico en Siria e Irak, y cuenta con una cantidad pequeña de soldados de fuerzas especiales en tareas de entrenamiento en el norte de Irak. Partidos de oposición están en contra de la acción militar.

Chris Alexander, ministro de Inmigración, ha dicho que el país de Norteamérica aceptará un total de 10.000 refugiados sirios en los próximos tres años en respuesta a la solicitud global del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados con el fin de reubicar a 100.000 personas a nivel mundial.

Pero los líderes de los dos principales partidos de oposición que se enfrentarán a Harper en la elección de octubre dicen que Canadá debería hacer más.

El líder liberal Justin Trudeau dijo que el país debería recibir 25.000 refugiados sirios inmediatamente.

"Lo hemos hecho en el pasado y lo podemos hacer de nuevo", afirmó Trudeau el viernes en un acto de campaña. "Es algo que ha hecho de Canadá el país que somos".

Tom Mulcair, líder de los Nuevos Demócratas, señaló que la acción militar no hubiera salvado al niño pequeño de la playa.

"Los canadienses con quienes me he reunido a lo largo de este país quieren que Canadá haga su parte", señaló. "Si somos elegidos, 10.000 personas serán traídas a Canadá antes de que termine este año".

___

Charmaine Noronha, de The Associated Press en Toronto, contribuyó a este reporte.