En un año de hitos, Jordan Spieth alcanzó otro el sábado, en el Deutsche Bank Championship. Sólo que éste no es digno de celebración.

El texano no embocó un solo birdie sino hasta el hoyo 18, cuando era muy tarde. Entregó una tarjeta de 74 golpes, tres arriba del par, con lo que no pasó el corte en dos torneos consecutivos, algo que jamás le había ocurrido en su carrera.

"Este año he hecho muchas cosas positivas que jamás había conseguido. Esto tampoco me había pasado, y es negativo", comentó Spieth. "Sin importar lo que esté pasando, normalmente mi fortaleza mental es una de mis virtudes. Creo que en eso tengo ventaja sobre otros jugadores. Pero en las últimas semanas esto ha sido una debilidad".

Charley Hoffman, quien hace cinco años cerró con una ronda de 62 golpes para coronarse en el campo TPC Boston, se anotó un birdie a la mitad del recorrido sabatino, para un marcador de 63. Tiene una ventaja de tres impactos sobre Brendon de Jonge, después de 36 hoyos.

Rickie Fowler (67) y Zach Johnson (65) marchaban un golpe atrás. Johnson conquistó este año el Abierto Británico.

El segundo torneo de los playoffs de la Copa FedEx estuvo a punto de quedarse sin los dos mejores golfistas del ranking.

Rory McIlroy, quien recuperó el sitio de honor la semana anterior sin jugar siquiera, necesitó un par en el último hoyo para pasar el corte. Salió de una trampa y obtuvo un birdie, para una tarjeta de 74.

Jason Day, monarca del PGA Championship, mantuvo vivas sus esperanzas de ascender al primer sitio del escalafón con otra ronda de 68 golpes. Está empatado en el décimo puesto, a seis impactos de la punta.

El mexicano Carlos Ortiz fue el latinoamericano mejor ubicado. Concluyó su recorrido en 67 golpes, para un acumulado de 141, uno debajo del par de campo. El colombiano Camilo Villegas alcanzó a pasar el corte, con una ronda de 72 y un total de 144, dos arriba de par.