En su estreno como campeón de América, pero con la baja de Arturo Vidal y otros dos referentes, Chile venció el sábado 3-2 a Paraguay en un amistoso de cara a las eliminatorias mundialistas.

Felipe Gutiérrez abrió el marcador los siete minutos, pero Jonathan Fabbro, a los 50, y Jorge Benítez, a los 52, dieron vuelta al encuentro. Gutiérrez empató a los 64 tras un centro atrás de Mauricio Isla, y Alexis Sánchez desniveló a los 81, al conectar un centro del otro lateral, Eugenio Mena.

"La intensidad de Isla y Mena, que no están jugando en sus respectivos clubes, fue determinante en el resultado", dijo el técnico de la "Roja", Jorge Sampaoli, sobre los laterales del Olympique de Marsella y el Cruzeiro. "Ojalá tengan más minutos antes de las eliminatorias".

Lo que debía ser un homenaje al plantel campeón de la Copa América terminó como un "partido maldito" para Chile, que perdió a tres jugadores clave y vio cómo la selección guaraní, sin sus grandes estrellas, le hizo pasar sustos ante un escaso público en el estadio Nacional.

Vidal fue desvinculado del plantel chileno el martes por "motivos personales". Días después, el diario El Mercurio citó fuentes anónimas del seleccionado, que acusaron al volante de Juventus de haber llegado en estado de ebriedad a la concentración.

A diferencia de lo ocurrido en la Copa América, cuando el técnico Jorge Sampaoli indultó al volante que había chocado en estado de ebriedad conduciendo su Ferrari, esta vez a Vidal se le habría ordenado abandonar la concentración y regresar a Europa.

El "Rey Arturo" no fue la única baja. El capitán Claudio Bravo pidió no jugar para seguir entrenando en Barcelona, y el goleador Eduardo Vargas también se automarginó para integrarse a su nuevo equipo, el Hoffenheim alemán.

"En la semana estuvimos preocupados por acomodar un equipo que mantenga un estilo, y no en otras cosas", señaló Sampaoli, quien evitó referirse al caso de Vidal tras el partido.

Frente a un tercio del público que presenció el 4 de julio su primera conquista de un título internacional, Chile dominó el encuentro desde un principio, con un Alexis Sánchez punzante y participativo, frente a un timorato seleccionado de Ramón Díaz, que no contó con Nelson Haedo Valdez ni Roque Santa Cruz.

Gutiérrez, el elegido para reemplazar a Vidal, puso rápidamente en ventaja a la Roja al definir, con un toque suave de zurda, una carambola en el área paraguaya tras un centro de Isla.

Pero el "Pelado" Díaz adelantó a los suyos en la segunda mitad e hizo ingresar al delantero Jorge Benítez, del Cruz Azul mexicano.

Fabbro empató al rematar un rebote dado por Johnny Herrera tras un remate de Miguel Samudio, y minutos después Benítez se elevó entre una estática defensa local para peinar al gol un centro de Jorge Moreira.

Cuando los murmullos del Nacional comenzaban a cobrar fuerza, el "Pipe" Gutiérrez volvió a aparecer en el área para finiquitar un centro de la muerte de Isla.

Cerca del final, Sánchez, autor del penal decisivo en la final de América, aprovechó la falla de los dos centrales paraguayos para rematar un centro de primera contra el cuerpo del arquero Antony Silva, quien no pudo evitar la caída de su valla.

"Ganamos un partido que no tuvo nada de amistoso pensando en lo que van a ser las eliminatorias", dijo el volante Jorge Valdivia. "Además, teníamos varios jugadores que infelizmente no pudieron estar, pero los que estuvieron lo hicieron bien".

Chile recibirá a Brasil el 8 de octubre en la primera jornada de las eliminatorias rumbo a Rusia 2018, mientras que Paraguay visitará a Venezuela.

"Chile, Brasil, Argentina y Colombia son los grandes favoritos, pero van a ser eliminatorias muy duras para todos: la mayoría de los entrenadores y los jugadores se conocen", dijo el "Pelado" Díaz. "Tenemos jóvenes interesantes, solo necesitamos trabajo y tiempo. Seguramente vamos a ser súper competitivos".