Diecinueve migrantes extranjeros que estaban secuestrados en el municipio norteño de Nuevo Laredo fueron rescatados por autoridades mexicanas.

El operativo en el estado de Tamaulipas, fronterizo con Texas, se realizó junto con elementos de la Policía Federal y en respuesta a una denuncia ciudadana, informó el sábado el Instituto Nacional de Migración en un comunicado.

En acciones distintas, agentes de migración y personal de la Policía Federal llevaron a cabo revisiones de control y verificación en varios domicilios, donde detectaron a nueve hondureños, siete nicaragüenses, dos ciudadanos de El Salvador y uno de Sri Lanka que eran víctimas de un grupo delictivo y por quienes sus captores exigían diversas cantidades de dinero.

Según la nota de prensa, los secuestradores engañaban a sus víctimas ofreciéndoles llevarlas a la frontera norte del país desde San Luis Potosí, en el centro de México, y en cuanto llegaban a Nuevo Laredo las privaban de su libertad y les exigían números telefónicos de sus familiares con el fin de que les enviaran dinero para ser liberados.

En el operativo fue detenido un presunto integrante del grupo delictivo y los extranjeros fueron puestos a disposición del Instituto de Migración.