Roger Federer finalmente perdió su saque, incluso en dos ocasiones, pero no tuvo muchas dificultades para avanzar por 15to año consecutivo a la cuarta ronda del Abierto de Estados Unidos.

El suizo (2do preclasificado), derrotó el sábado 6-3, 6-4, 6-4 al alemán Philipp Kohlschreiber. Federer ha ganado los nueve sets que disputó hasta ahora, en los que perdió apenas 20 games.

Y hasta el duelo por tercera ronda contra el 29no preclasificado, Federer no había sido quebrado en los 72 últimos games, incluyendo las 23 veces que sacó en Nueva York.

Además, Federer ha deslumbrado con una nueva y arriesgada estrategia, en la que se adelanta unos pasos para recibir el segundo saque de sus oponentes, para impactar la pelota casi de botepronto.

¿Empleará el mismo método ante su siguiente rival? Se trata del estadounidense John Isner (10mo preclasificado), temido por su tremendo servicio.

"La idea no es usar mucho esto contra un jugador así", respondió el suizo. "He tenido éxito durante años contra los tenistas que sacan bien, así que, sí, lo pensaré. Pero no creo que ello vaya a definir el partido, para ser sincero. Necesito asegurarme de proteger primero mi propio saque".

En eso, Federer también había destacado en el comienzo de este certamen.

Kohlschreiber robó el saque de Federer una vez en cada uno de los dos últimos sets, aunque el suizo lo quebró de inmediato ambas veces.

Federer, invicto en 10 duelos con el alemán, enfrentará por un puesto en los cuartos de final a Isner, quien avanzó gracias al retiro de Jiri Vesely. El checo perdía por 6-3, 6-4 cuando resintió una dolencia en el cuello.

Isner es uno de dos estadounidenses que siguen en carrera entre los hombres. Donald Young eliminó al serbio Viktor Troicki (22do), por 4-6, 0-6, 7-6 (3), 6-2, 6-4.

El martes, Young ganó por primera vez en su vida un encuentro en el que estaba en desventaja de dos sets. El sábado repitió la dosis.

"El 90% de esto es mérito de ustedes", dijo el norteamericano al público. "El 10% fue mío".

En el último encuentro de la jornada, el británico Andy Murray (3ro) doblegó al brasileño Thomaz Bellucci (30mo), por 6-3, 6-2, 7-5.

Dentro de la rama femenina, tres ex campeonas de majors avanzaron: la checa Petra Kvitova (5ta), la bielorrusa Victoria Azarenka (20ma) y la australiana Samantha Stosur (22da).

La rumana Simona Halep (2da), finalista del Abierto de Francia en 2014, se impuso a la local Shelby Rogers, por 6-2, 6-3, para abrir la sesión nocturna.

Azarenka, dos veces campeona en el Abierto de Australia y dos veces vencida por Serena Williams en la final del US Open, necesitó seis match points y casi tres horas para eliminar a la alemana Angelique Kerber (11ma), por 7-5,2-6, 6-4.

"Voy a estar aquí todo el día", llegó a pensar la bielorrusa, según relató al final del encuentro.

Por su parte, la británica Johanna Konta, quien entró al cuadro principal desde la ronda preliminar, sorprendió 7-6 (2), 6-3 a la alemana Andrea Petkovic y se metió por primera vez en la cuarta ronda de un Grand Slam.

Konta eliminó en la ronda anterior a la española Garbiñe Muguruza, subcampeona de Wimbledon.

Kvitova avanzó con un triunfo 6-2, 6-1 ante Anna Karolina Schmiedlova.