El Parque Nacional de Yellowstone es conocido por su fauna salvaje, incluso osos y lobos. Durante seis semanas alojó a un animal domesticado que no debió haber merodeado por el parque: una perra pastora australiana.

La perra, llamada Jade, fue encontrada el viernes en el área de Canyon, 42 días después de que desapareció. "Quedó en la pura piel y los huesos, pero por lo demás parece estar bien", dijo su dueño, David Sowers, de Denver.

Sowers dijo que Jade escapó el 23 de julio tras un accidente automovilístico, cuando él y su novia, Laura Gillice, manejaban por el parque con la perra.

"Cuando traté de sacarla del coche, ella echó a correr hacia el bosque", dijo Sowers. "Desapareció y, como en 15 días, pensé que ahí quedaría".

En las últimas semanas, se colocaron carteles y comenzó una campaña en internet en la que se pedía a los visitantes a Yellowstone que estuviesen al tanto por si la veían. Incluso se colocaron trampas con comida para perros.

Comenzaron a llegar reportes de que se había visto a Jade corriendo por el parque. Sowers y su novia, ambos heridos en el accidente, habían regresado a Yellowstone varias veces para buscar a Jade, hasta que la encontraron el viernes.

"No he obedecido mucho los consejos de los médicos", dijo Sowers, que en el accidente sufrió lesiones en las costillas, un brazo y una pierna. "Me dijeron que no hiciera esto, pero yo quería encontrar a mi perra".

El viernes por la mañana, Gillice estaba paseando con su otro perro cuando ella vio algo blanco y negro cruzar un prado.

En menos de un minuto, "ella se soltó a correr hacia mí", dijo Gillice.

Sowers dijo que aparte de una pequeña cortada en un labio y la pérdida de peso, Jade está bien. "Es un milagro".