El presidente afgano Ashraf Ghani ha dado inicio a una conferencia de donantes a la reconstrucción de su país después de casi 40 años de guerra, al señalarles que él ha realizado avances en un gran número de retos importantes, entre ellos cuestiones de seguridad y corrupción.

En la reunión de funcionarios de alto rango participan delegados de la comunidad internacional, incluyendo organismos no gubernamentales que apoyan la economía, seguridad y reconstrucción social de Afganistán.

Ghani dijo el sábado en la reunión que su gobierno ha acelerado una campaña contra la corrupción y contra la cultura de la impunidad delictiva, ha reformado el sistema de aduanas a fin de aumentar significativamente la recaudación de ingresos públicos y ha impulsado la capacidad de construcción.

El mandatario reconoció que enfrenta problemas con la creación de empleos pero dijo que es una "prioridad del gobierno de unidad nacional".

Subrayó que también pretende incorporar a mujeres en cargos importantes del gobierno, incluyendo cuatro ministras y una gobernadora provincial.