Héctor Herrera anotó con un disparo espectacular de larga distancia a los 84 minutos para que México rescatara el viernes un empate 3-3 ante Trinidad y Tobago, en un partido amistoso que marcó el debut de Ricardo Ferreti como técnico del "Tri".

El cañonazo de Herrera anidó el balón en el ángulo superior izquierdo de la portería trinitense, para salvar a México de lo que hubiera sido una derrota vergonzosa en el primer partido del "Tuca" Ferreti en el banquillo. El brasileño fue nombrado de manera interina como reemplazo de Miguel Herrera, destituido a comienzos de agosto tras agredir a un periodista.

"Creo que los muchachos hicieron las cosas aceptables", comentó Ferreti, quien dirige provisionalmente a la selección de México, sin dejar las riendas de Tigres, club de la liga local. "Cuando mejor jugábamos, cayeron los goles de ellos".

Trinidad se colocó arriba apenas a los siete minutos, mediante un cabezazo de Jonathan Glenn, y Keron Cummings hizo el 2-0 a los 38.

México reaccionó a los 40, con un tanto de Carlos Esquivel. A los 55, Raúl Jiménez, flamante fichaje del Benfica igualó el marcador al hacer contacto con un pase que le envió Esquivel.

Joevin Jones devolvió la ventaja a Trinidad por 3-2 mediante un tiro libre a los 69 minutos. El muro defensivo se abrió, lo que permitió que el balón pasara.

"Hasta el minuto 70, el equipo tuvo un fútbol bien jugado, independientemente del resultado", consideró Ferreti. "Después jugó con más emoción que fútbol".

Quizás fue esa emoción la que alentó a que Herrera, zaguero del Porto, intentara el tiro desde varios metros fuera del área, para lograr el empate definitivo.

"Uno sólo puede aplaudir un disparo así", reconoció el técnico trinitense Stephen Hart.

México jugará contra Argentina el martes, en Arlington, Texas. La selección azteca se prepara para enfrentar a Estados Unidos el 10 de octubre en Pasadena, a fin de determinar cuál es el representante de la CONCACAF en la Copa Confederaciones.