Un capitán de la Fuerza Aérea de Bolivia fue detenido en una región selvática cerca de la frontera con Perú cuando se aprestaba a despegar en una avioneta con 362 kilos de cocaína, informó el viernes el ministro de Gobierno Carlos Romero.

Romero dijo en rueda de prensa que el capitán Yimy José Urzagaste, de 34 años, fue detenido por la policía antidroga el jueves en la tarde en una pista clandestina en una región selvática al norte de La Paz.

Urzagaste fue mostrado a la prensa junto a la droga decomisada y cuyo valor en Brasil es de poco más de un millón de dólares.

Según Romero, el oficial pertenecía en una unidad de la Fuerza Aérea en la población de Roboré al este de Bolivia cerca de la frontera con Brasil y había salido de vacación por unos días. Era investigado desde enero cuando aparentemente fingió un secuestro y apareció a cientos de kilómetros de su unidad militar.

El vuelo tenía como destino Roboré y piloto viajaba sólo.

El funcionario dijo que se sospecha que la droga ingreso de la región peruana del VRAE (Valle de los ríos Apurimac y Ene) en la selva del sur de Perú que concentra más de la mitad de la producción de coca y cocaína que preferentemente sale por Bolivia hacia Brasil, Argentina y Paraguay, según las autoridades.

La detención ocurrió cuatro días después de que fuera abatido un piloto brasileño presunto narcotraficante vinculado al grupo mafioso brasileño Comando Vermelho. En ese operativo fue detenido un paraguayo.

Wagner Santulhao fue sorprendido por policías antidroga cuando cargaba 320 kilos de cocaína en una avioneta en la selva del este de Bolivia cerca de la frontera con Brasil y Paraguay, según la información oficial.

El transbordo de cocaína peruana por territorio boliviano y una diversificación de redes locales vinculadas a mafias internacionales son los mayores problemas de narcotráfico que enfrenta el gobierno boliviano.

Funcionarios estiman que hasta un 60% de la cocaína interceptada en Bolivia se origina en Perú.

En los que va del año la fuerza antidroga decomiso más de 15 toneladas de cocaína y cerca de una treintena de avionetas que transportaban droga.