Como para cada partido, el entrenador de los Patriots Bill Belichick aseguró que está concentrado en el próximo oponente. Pero no cree que tenga una nueva ventaja al contar con su estelar quarterback Tom Brady, quien se salvó de una suspensión y lanzará los pases en el primer duelo de la temporada ante los Steelers de Pittsburgh.

"Nunca se fue", dijo Belichick el viernes, cuando le preguntaron por su sentir después que un juez revocó la suspensión de cuatro partidos de Brady en el caso conocido como "Deflategate".

Aunque su estrategia sea la misma, Brady sin duda es una parte importante para los planes de celebración del equipo para el primer encuentro de la temporada, cuando festejarán la conquista de su cuarto Súper Bowl de la era Belichick-Brady.

El presidente del equipo, Jonathan Kraft, dijo que el equipo no hubiese colocado el banderín de campeón en el estadio si Brady no jugaba.

"Quizás íbamos a izar una bandera, pero no hubiese sido la bandera de campeones", dijo Kraft el jueves por la noche a WBZ-FM antes de un partido de pretemporada contra los Giants de Nueva York.

"El tiene que estar allí para cuando la pancarta sea colocada en el estadio", agregó Kraft, hijo del dueño del equipo Robert Kraft.

Los dirigentes del equipo tenían otra pancarta lista, relacionada con Brady, si el juez confirmaba la sanción de Brady, dijo Kraft.

El coordinador ofensivo Josh McDaniels indicó que confía que Brady estará listo para el inicio de la temporada el jueves. Agregó que el equipo había estado preparando a tres quarterbacks para el duelo contra los Steelers.

"Todos tenemos que lidiar con la adversidad y distracciones", dijo McDaniels. "Tuvimos suficiente de esto en las prácticas y uno nunca se acostumbra. Tom es un jugador veterano y ha lidiado anteriormente con la adversidad, ya sea por lesiones o por distracciones. Siempre ha salido a jugar listo y mejorado".

La NFL apeló el fallo, aunque el caso podría demorar meses en ser atendido.