Un juez federal anuló por inconstitucional una regulación de un suburbio de Nueva York que prohibía que los jornaleros busquen empleo parados en sitios como aceras, declarando que la aplicación de la ordenanza pudiera afectar a niños que venden limonada a la entrada de sus casas.

El juez federal Denis Hurley dijo el jueves que la ley de Oyster Bay viola la Primera Enmienda de la Constitución --libertad de expresión-- e insinuó que la municipalidad pudiera lidiar con sus preocupaciones sobre seguridad pública simplemente haciendo cumplir leyes existentes de vehículos y tránsito. El gobierno municipal está ponderando apelar.

"La ordenanza prohíbe expresión y conducta de naturaleza expresiva que no representan una amenaza a la seguridad municipal en calles y aceras", dijo Hurley. "Alcanza a niños que venden limonada junto a la entrada de las casas de vecinos... al excombatiente con un cartel en una acera en el que dice "Trabajo por comida" y estudiantes anunciando en un camino que lavan autos en la escuela".

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) de Nueva York presentó una demanda junto con varios otros grupos en la que cuestionó la ordenanza poco después de su promulgación en 2009. A causa de los litigios, la municipalidad no ha puesto en vigencia la medida, que pedía multas de 250 dólares para quienes infrinjan la medida.

"Localidades en todo el país han implementado medidas inconstitucionales como ésta como forma de castigar a poblaciones vulnerables de inmigrantes", dijo el principal asesor legal de la ACLU en Nueva York, Corey Stoughton. "Este fallo envía un mensaje a los gobiernos locales de que las cortes no van a dejarles subvertir los valores constitucionales estadounidenses para ejecutar una agenda antiinmigrantes".

Maryann Slutsky, activista proinmigrante en Long Island, dijo: "Luego de cinco años, se ha hecho justicia". Slutsky dijo que consideraba la ordenanza "una forma de expulsar a los jornaleros del municipio. Tiene matices racistas".

John Venditto, supervisor municipal de Oyster Bay, dijo en una declaración que estaba decepcionado por el fallo del juez. Dijo que la medida buscaba responder a problemas de seguridad porque los jornaleros se congregan en varias comunidades y crean peligros de tránsito.