Alberto Ruiz Sánchez propone una lectura de su mayor proyecto literario en "Quinteto de Mogador", un volumen con sus cinco novelas sobre el deseo y el amor.

"Es toda mi vida, realmente toda mi vida como escritor y toda mi vida como editor", dijo Ruy Sánchez en una entrevista reciente con The Associated Press. "Todo lo que soy como escritor está ahí".

El quinteto, publicado en España en 2014 y en junio en México por el sello Alfagura de Penguin Random House, está integrado por "Nueve veces el asombro", que comienza con dos amantes con la boca adolorida de tanto besarse; "Los nombres del aire", una exploración del deseo femenino; "En los labios del agua", una exploración del deseo masculino; "Los jardines secretos de Mogador", una exploración de la posibilidad de crear un paraíso como pareja, y "La mano del fuego", una reflexión sobre el amor.

"La idea desde el principio es que todo junto fuera más que la suma de las partes", dijo el autor. "Tenerlo junto te permite tener una perspectiva, te permite ver la suma de voces femeninas que fueron encuestadas durante todo el tiempo que duró la escritura".

Entre "Los nombres del aire" y "En los labios del agua" hubo un salto de casi una década y pasaron varios años antes de que llegaran "Los jardines secretos de Mogador" (Premio Cálamo de España), pero entre "Nueve veces el asombro" y "La mano del fuego" sólo pasaron dos años.

"En cada libro yo me he tardado un promedio de ocho años. ... Siempre he estado escribiendo en paralelo las cinco", apuntó el escritor, quien señaló que siempre pensó que sería un quinteto. "'Nueve veces el asombro' la he pensado como el eje del proyecto y a la vez la introducción".

En la compilación, "Nueve veces..." es la primera novela en orden de aparición.

"Hay un orden que está vinculado en la manera en la que crece la narración, la textura del libro (el quinteto), como si fuera un tejido, va pasando de ser muy concentrado y muy poético a un tejido que se va volviendo más amplio y que entran otras figuras, se va volviendo más narrativo. Y al final da una vuelta y se vuelve más reflexivo, es como una ola".

Ruy Sánchez, codirector de la revista Artes de México desde 1988, publicó sus primeros libros en 1987: "Los demonios de la lengua" y "Los nombres del aire", ganadora del Premio Xavier Villaurrutia en México. Lo más difícil del quinteto, considera, fueron esos primeros pasos.

"Nunca pensé que fuera a ser tan entusiasta la participación del público, de las lectoras, nunca me imaginé que iba a poner una caligrafía y que iba a comenzar a recibir fotografías de mujeres que se pusieron a escribir caligrafías en su cuerpo". Incluso han llegado a tatuarse. Otros, le han ayudado a traducir su obra.

"Normalmente las traducciones de este libro, que está como en 12 lenguas, no son por agentes literarios, nunca he tenido un agente literario que funcione realmente-- tuve una que duró un par de años y fue un desastre-- pero se han traducido porque hay un señor en Japón que dice me gusta y hace que se publique".

Una de esas entusiastas es Caterina Camastra, quien ha traducido la obra de Ruy Sánchez al italiano. También fue a Mogador para volverse aprendiz de caligrafía y le hizo las ilustraciones de "Nueve veces el asombro", con las que abre el libro abre.

"Es una lectora que se convirtió en parte del proyecto a tal grado de convertirse en casi coautora", dijo el escritor. "Todo eso yo no lo podía planear y tiene que ver con el tiempo, con el hecho de que las cosas maduren".

Mogador (actualmente Essaouira, Marruecos) es la ciudad del deseo, una ciudad amurallada al lado del mar, con una mezcla racial y religiosa que hace que su gente sea hermosa, a decir del escritor.

"Siempre he querido que mis libros sean como ámbitos en los cuales no es tan importante qué va a suceder, qué va a venir después o qué pasó antes, sino cómo te sientes y tratar de leer con todos los sentidos", dijo.