Los demandantes ecuatorianos contra la petrolera Chevron recibieron el viernes con alegría la decisión de la corte suprema de Canadá, en que señala que la justicia de ese país tiene jurisdicción para validar una sentencia emitida por cortes ecuatorianas, aunque no esperan resultados visibles en menos de dos años.

La Corte Suprema canadiense validó una decisión del Tribunal de Apelaciones de Ontario, que reconoce que la justicia de Canadá tiene jurisdicción para que los demandantes ecuatorianos prosigan el proceso de homologación la sentencia de la justicia ecuatoriana que condenó a Chevron al pago de 9.500 millones de dólares por contaminar la amazonia ecuatoriana entre 1972 y 1990.

El abogado de los demandantes, Pablo Fajardo, dijo a la AP que "este triunfo no es cualquier triunfo, pues lo hemos ganado en uno de los países de mayor credibilidad por su transparencia judicial en el mundo y lo otro es que ganamos contra una de las empresas más grandes, como Chevron, que lo que busca siempre es la obstrucción de la justicia en cualquier país".

Añadió que el fallo canadiense, que se produce tras ocho meses, "deja en claro que una subsidiaria de Chevron, como Chevron Canadá, puede pagar las deudas de la matriz".

Chevron ha sostenido que sus subsidiarias no son responsables por las deudas de la matriz.

"Estamos realmente contentos con esta decisión, ya que fue tomada por unanimidad. Siete jueces de la corte suprema en Canadá, ratifican que tenemos jurisdicción conforme a derecho, para buscar la homologación de nuestra sentencia en Canadá", señaló.

Fajardo precisó que no esperan un resultado visible de este logro "en menos de dos años, lamentablemente no va a ser tan inmediato porque lo que Chevron hace es obstaculizar trámites judiciales".

El vocero de esa empresa para América Latina, James Craig, en un comunicado destacó que la decisión de esa corte en Canadá "no se pronuncia sobre la legitimidad o validez de la fraudulenta sentencia ecuatoriana ... simplemente resolvió que el tribunal de primera instancia de Ontario tiene jurisdicción para conocer la causa".

Añadió que en ese proceso también se evaluará los fundamentos por los cuales "el intento de llevar la fraudulenta sentencia a Canadá debería ser rechazado en la fase preliminar del proceso" al tiempo de afirmar que "los hechos demuestran, como se evidenció en  Estados Unidos, que la sentencia ecuatoriana es producto de fraude y otras conductas indebidas y, por lo tanto, es ilegítima e inejecutable".

Chevron alega que la sentencia es producto de un gigantesco fraude alentado por abogados ecuatorianos y extranjeros de los demandantes, que incluso lograron redactar subrepticiamente la millonaria sentencia del juez. Esos juristas están siendo demandados en Estados Unidos.

El caso contra Chevron - antes Texaco- comenzó en 1994 cuando un grupo de pobladores de la Amazonia ecuatoriana acusó legalmente a la petrolera de contaminación y daños por la exploración y extracción de petróleo.

Los demandantes lograron que en 2011 un juez ecuatoriano sentenciara a la compañía al pago de los 9.500 millones de dólares, pero Chevron ha argumentado que un acuerdo de 1998 entre la entonces Texaco y el gobierno ecuatoriano la eximió de cualquier responsabilidad tras una limpieza de la zona con un costo de 40 millones de dólares.