Cuarenta y cinco soldados de los Emiratos Árabes Unidos murieron en Yemen mientras participaban en operaciones encabezadas por Arabia Saudí contra rebeldes chiíes, dijo el viernes la nación del Golfo Pérsico, en el día más mortífero para sus fuerzas armadas en sus 44 años de existencia.

Anwar Gargash, ministro de Relaciones Exteriores de los EAU, señaló que los soldados murieron cuando un misil de los rebeldes dio contra un depósito de municiones. En su cuenta oficial de Twitter, el funcionario dijo que "el cobarde ataque no nos disuadirá".

Funcionarios de seguridad a favor del gobierno yemení dijeron que el ataque ocurrió en la provincia de Marib, aproximadamente 120 kilómetros (75 millas) al este de la capital, Saná. Funcionarios de la oficina de prensa del movimiento rebelde chií conocido como los hutíes confirmaron que éstos dispararon en el área un misil Tochka de la era soviética. Los funcionarios solicitaron no ser identificados porque no están autorizados a hablar con la prensa.

Las muertes son indicio de la prominente participación cada vez mayor de los Emiratos en la guerra en Yemen, tanto con tropas como con equipo, aunque el gobierno nunca ha dejado claro el grado de su involucramiento ni la cifra de soldados participantes.

La agencia noticiosa WAM de los EAU dijo inicialmente que murieron el viernes 22 soldados y posteriormente informó que habían fallecido 23 más debido a sus heridas. No proporcionó detalles sobre la participación de los efectivos en el conflicto.

En una serie de mensajes en su cuenta oficial de Twitter, el jeque Mohammed bin Zayed Al Nahyan, el poderoso príncipe heredero de Abu Dabi y subcomandante supremo de las fuerzas armadas de los EAU, elogió a los soldados por su sacrificio y dijo que los EAU continuarían apoyando la campaña encabezada por Arabia Saudí en Yemen.

"Los hijos de los Emiratos Árabes Unidos continúan mostrando resistencia y valor en apoyo de nuestros hermanos yemeníes en contra de la injusticia y agresión", agregó.

Los Emiratos, una federación de siete Estados pequeños del Golfo Pérsico, incluidos Dubai y la capital Abu Dabi, rica en petróleo, son los miembros más prominentes de la coalición encabezada por Arabia Saudí, la cual busca contrarrestar los avances de los rebeldes chiíes y sus aliados en Yemen, una nación muy pobre en la Península Arábiga. Los Emiratos son aliados de Washington.

La coalición, que cuenta con el respaldo de Estados Unidos y está conformada principalmente por naciones el Golfo Pérsico, atacan desde marzo a los rebeldes con incursiones aéreas.

Sin embargo, los EAU son el único país que ha admitido que tiene tropas en suelo de Yemen participando en el conflicto.

Funcionarios de seguridad de Yemen han dicho que asesores militares saudíes, de los Emiratos, egipcios y jordanos están entrenando a cientos de combatientes en una base militar en Adén.

___

El periodista de The Associated Press, Adam Schreck, en Dubái, Emiratos Árabes Unidos, contribuyó a este despacho.