La compañía ferroviaria española Renfe dijo el viernes que un tercio de su servicio de trenes suburbanos y de larga distancia fue suspendido debido a una huelga de maquinistas. No se reportaron retrasos grandes, aunque hubo un aumento notable del tránsito vehicular en ciudades como Madrid.

El paro, convocado por el gremio Semaf, tuvo poco efecto el viernes, pues la demanda gubernamental de que al menos 70% del servicio opere durante las horas pico significa que la mayoría de los trenes circulen normalmente.

Semaf llamó a la huelga --la primera de cuatro este mes-- luego que se suspendieran el mes pasado negociaciones con Renfe sobre personal y condiciones laborales.