La Cancillería de Bolivia lamentó la decisión del Consejo Nacional del Refugiado de Brasil de conceder asilo político al ex senador opositor boliviano Roger Pinto, cuyo caso desató una crisis diplomática entre ambos países hace dos años.

En un comunicado de prensa conocido el viernes, la cancillería dijo que "lamenta la falta de repuesta del gobierno brasileño a las múltiples solicitudes presentadas" por el gobierno boliviano para evitar que se le concediera asilo a Pinto quien, antes de huir a Brasil, "en complicidad con funcionarios diplomáticos brasileños", estuvo un año en la embajada de Brasilia en La Paz.

La Cancillería boliviana no dijo si presentará una queja formal a Brasil. En su comunicado recuerda que antes de refugiarse en la embajada brasileña, Pinto afrontaba varios procesos penales por corrupción pública.

Por su parte, Pinto dijo que la decisión de CONARE demuestra que "hay persecución política" en Bolivia en contacto con medios locales vía Skype desde Brasil. El ex gobernador del departamento amazónico de Pando también había denunciado una supuesta implicación de autoridades gubernamentales con el narcotráfico.

La víspera, la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado brasileño aprobó la designación de Raymundo santos Rocha Magno como embajador en Bolivia, según informó la prensa local.

Brasil no tenía embajador desde hace dos años cuando el representante de entonces fue llamado a Brasilia por el incidente originado por la huida del ex senador opositor.