Los 71 migrantes cuyos cadáveres fueron hallados en un camión junto a una carretera en Austria la semana pasada probablemente murieron asfixiados, pero tomará varias semanas determinarlo con certeza, dijo la policía austríaca el viernes.

Entre las víctimas, halladas el 27 de agosto en un carril lateral de la autopista principal desde Hungría, había refugiados sirios, iraquíes y afganos, añadió.

Hans Peter Doskozil, el jefe de policía de Burgenland, dijo que en un caso similar anterior, 81 migrantes lograron abrir el camión con una palanca para poder respirar.

Dijo que no se había identificado a las personas y que el trabajo forense tomará varias semanas.