Una evaluación preliminar de los efectos de la tormenta tropical Erika sobre la isla de Dominica halló daños en infraestructura básica que por sí solos equivalen a casi la mitad del PIB del pequeño país, dijo el jueves su primer ministro.

Las reparaciones a caminos y puentes en toda la isla del Caribe oriental sumarán más de 226 millones de dólares, afirmó el primer ministro Roosevelt Skerrit. Indicó que costará unos 4 millones de dólares retirar los escombros y más de 14 millones reconstruir el aeropuerto Melville Hall, uno de los dos con que cuenta Dominica.

"Todas las piezas de equipo en el aeropuerto han quedado inservibles", afirmó Skerrit.

El costo total para la isla, que tiene un producto interno bruto de unos 500 millones de dólares y una población de 72.000, probablemente será más elevado. El cálculo preliminar no incluye el costo de reemplazar 371 viviendas que fueron destruidas, la mayoría de ellas en la comunidad suroriental de Petite-Savanne.

Un equipo del Banco Mundial se encontraba en el país realizando una evaluación de daños más detallada, pero aún no ha dado a conocer sus resultados.

La tormenta desató inundaciones y deslaves el 27 de agosto que dejaron al menos 31 muertos. Treinta y cinco personas siguen desaparecidas.