Los Broncos de Denver se han adueñado del Oeste de la AFC desde que la "Tebowmania" arrasó por la NFL en 2011.

Han ganado la división con 3,67 juegos de ventaja en promedio con Peyton Manning, quien no tiene sensibilidad en las yemas de los dedos de su mano de lanzar, desde que se sometió a cirugía de fusión de vértebras mientras estaba con los Colts.

"Bueno, si pasó para 5.400 yardas y 55 touchdowns, entonces desearía tampoco haber tenido sensibilidad en los dedos", dijo el gerente general, John Elway.

Pese a dominar su división durante cuatro años, los Broncos son un equipo en transición.

Cansado de ver a su equipo tener una deshonrosa salida de los playoffs, Elway reemplazó el invierno pasado al coach John Fox con Gary Kubiak, quien fuera durante muchos años su suplente y su coordinador ofensivo.

Kubiak trajo consigo los planos que ayudaron a Elway coronar su carrera de Salón de la Fama con dos anillos de Súper Bowl.

Todo comienza con una defensa dominante e incluye un potente ataque terrestre basado en un esquema de bloqueo por zonas, todo eso diseñado para aminorar la carga de un quarterback entrado en años.

"John era muy desprendido, sabía que sus estadísticas no serían las mismas", recordó su ex entrenador, Mike Shanahan. "A fin de cuentas, sabía que los quarterbacks son juzgados por ganar campeonatos. Y creo que uno de los motivos por los que John tomó esa dirección, es que es la fórmula que tuvo para ganar el Súper Bowl".

Los Broncos, que nuevamente tomaron a un jugador defensivo, Shane Ray, con su primera selección de draft, le dieron a Manning, de 39 años, mucho descanso en el verano con la intención de mantenerlo fresco. El único jugador con más años que él en la liga es el kicker de los Colts, Adam Vinatieri.

Mientras que el supuesto beneficio a largo plazo es una mente y un cuerpo más descansados en diciembre, tal vez les perjudique en septiembre. Con cuatro nuevos linieros ofensivos esta temporada, sin una sola jugada sin sus dos estelares receptores durante el verano y más tiempo libre del que jamás ha tomado, se entiende que Manning se haya mostrado fuera de ritmo en la pretemporada, en la que no logró encontrar la zona de touchdown.

"Bueno, tal vez ya no es lo mismo de antes", reconoció Elway. "Pero creo que a los 39 años de edad, no puede trabajar como solía hacerlo. Y debe ser capaz de rescatarlo. Tal vez no vea el progreso que quisiera en este momento, porque no ha trabajado, estará mucho mejor en diciembre luego de este descanso, es cuando realmente lo vamos a necesitar".

Elway agregó que con el grupo personal de entrenadores "vamos a sufrir un poco al inicio de la temporada".

"Creo que podemos seguir ganando juegos en lo que desarrollamos una identidad", dijo Manning.

Un vistazo al resto del Oeste de la AFC:

CAMINO COMPLICADO: Los Chiefs firmaron a Jeremy Maclin para mejorar una ofensiva que no tuvo recepciones de touchdown de sus wide receivers la temporada pasada, una de las principales razones por las que se deshicieron de Dwayne Bowe y su enorme contrato.

Al igual que los Broncos, la fortaleza de Kansas City reside en la defensa.

Justin Houston está de regreso con un nuevo y enorme contrato luego de una campaña de 22 capturas el año pasado, y se une al estelar linebacker, Derrick Johnson, y al tackle Mike DeVito, luego de que ambos se desgarraran el tendón de Aquiles en el primer juego de 2014 y se perdieran el resto de la temporada. También recuperaron a Eric Berry, quien fue diagnosticado en diciembre pasado con un linfoma y que hace un par de meses fue declarado libre de cáncer tras varias rondas de quimioterapia.

El problema: un calendario complicado. Los Chiefs juegan ocho de sus primeros 11 juegos fuera del Arrowhead Stadium, incluyendo un partido en Londres.

JACK EL RAIDER: Los Raiders contrataron a Jack Del Rio como su noveno coach desde 2003 con la esperanza de poner fin a una sequía de 12 años sin ir a playoffs.

Oakland le dio a Derek Carr unas necesarias opciones en el juego aéreo con la llegada de Amari Cooper y Michael Crabtree, con la esperanza de que pueda mejorar sus 5,5 yardas por intento de pase que logró como novato, el peor registro de la NFL. Un mejorado ataque terrestre con Latavius Murray, también debe quitarle presión a Carr.

La defensa presenta grandes dudas en la secundaria, pero debe estar mejor preparada para presionar al quarterback ahora que el jugador de segundo año, Khalil Mack jugará más como defensive end que como linebacker.

CARGADORES RECARGADOS: San Diego es un pronóstico popular para destronar a los Broncos, gracias a la llegada del running back Melvin Gordon, una potente línea ofensiva a la que se suma el ex guard izquierdo de Denver, Orlando Franklin, y una extensión de contrato para Philip Rivers.

Se espera que Gordon le quite presión a Rivers, quien fue capturado 36 veces la temporada pasada y jugó con lesiones en la espalda y el pecho.

San Diego ha terminado en tercer lugar dos años consecutivos bajo el mando del coach Mike McCoy, incluyendo la temporada pasada, cuando fueron barridos por Denver y Kansas City.

"Tenemos que ganar los juegos en nuestra división para ganar la división", dijo Rivers. No podemos irnos 3-3 o peor en los juegos divisionales y esperar ganar la división. Tenemos mucho por hacer. Hablamos sobre ganar el Oeste y vamos con esa mentalidad".

PRONÓSTICO DE ORDEN EN LA DIVISIÓN: Broncos, Chiefs, Raiders, Chargers.