Ricardo Ferretti debutará como técnico interino de la selección de México el viernes en un partido amistoso ante Trinidad y Tobago, el penúltimo fogueo antes de enfrentar a Estados Unidos por un boleto a la Copa Confederaciones de 2017.

Ferretti, timonel de Tigres en la liga mexicana, aceptó conducir a la selección por cuatro partidos luego del despido de Miguel Herrera por agredir a un periodista.

Después de jugar contra los caribeños, México enfrenta el martes a Argentina en Arlington, Texas, y a Estados Unidos el 9 de octubre en el Rose Bowl de Pasadena, California.

"Son dos partidos de preparación para el juego principal que vamos a tener en el futuro", dijo el jueves Ferretti en rueda de prensa.

El entrenador no contará con el volante Jesús Corona, quien tuvo un problema de visa y no pudo incorporarse procedente del Porto de Portugal. Además, el zaguero Francisco Rodríguez fue sometido a exámenes tras sufrir un problema en la rodilla derecha durante un entrenamiento.

"Tengo entre mis manos a los mejores jugadores mexicanos. Soy un afortunado", agregó el brasileño Ferretti, quien rechazó una oferta de la federación mexicana para tomar las riendas del "Tri" a tiempo completo y sólo accedió a hacerlo de forma interina.

El sucesor de Ferretti se encargará de enfrentar las eliminatorias para la Copa del Mundo de 2018 en Rusia.

Ferretti, reciente subcampeón de la Copa Libertadores con Tigres, indicó que su principal meta con estos amistosos es observar a la mayor cantidad de jugadores con miras a definir su alineación para el duelo contra Estados Unidos.

Para sorpresa de muchos, Ferretti no convocó a los hermanos Giovani y Jonathan Dos Santos, ni al portero Guillermo Ochoa, todos titulares en la selección que conquistó la Copa de Oro. Giovani tiene dos goles en cuatro partidos desde que pasó al Galaxy de Los Angeles a mediados de julio.

"Todos vienen con una ilusión y es el momento que todos jueguen, para que pueda sacar mis conclusiones", apuntó Ferretti.