El ex presidente argentino Carlos Menem se negó a declarar el jueves en el juicio en el que está imputado por el encubrimiento del atentado a un centro judío en Buenos Aires en 1994.

El senador peronista, de 85 años, manifestó su negativa por videoconferencia a Jorge Gorini, presidente del Tribunal Oral Federal 2 de Buenos Aires. El ex mandatario (1989-1999) no asiste a las audiencias judiciales tras haber alegado problemas de salud.

"Me niego a prestar declaración", dijo Menem desde su casa en La Rioja, a unos 1.150 kilómetros al norte de la capital.

El ex presidente es juzgado junto a otros 12 acusados como partícipe de una maniobra de encubrimiento para desviar la investigación del ataque ocurrido el 18 de julio de 1994 a la Asociación Mutual Israelita Argentina, que causó 85 muertos.

Tras escuchar las palabras del senador, el tribunal dispuso que se leyera la declaración que el ex gobernante presentó por escrito durante la instrucción de la causa, cuando negó las acusaciones en su contra.

La justicia argentina ha dado por acreditado que el grupo fundamentalista islámico Jezbola fue el responsable del atentado con apoyo de Irán, que niega su implicación. Sobre cinco ex diplomáticos y ex funcionarios iraníes pesan alertas rojas de Interpol.

Sin embargo, persisten las dudas sobre la complicidad de Siria y de ciudadanos argentinos en el ataque, por el que no hay ningún detenido y que en el país sudamericano se ha convertido en un símbolo de impunidad.

Además de por las irregularidades cometidas durante la investigación, Menem es jugado por una supuesta maniobra para desviar la "pista siria".

El ex mandatario advirtió recientemente que su declaración podía afectar la seguridad nacional. Su abogado, Omar Daer, señaló que luego del ataque, el ex presidente convocó al servicio de inteligencia de distintos países y tuvo acceso a información y pidió que su cliente sea relevado por el Congreso del secreto de Estado antes de ser convocado a declarar.

El ex juez federal Juan José Galeano, quien se hizo cargo de la investigación del ataque, también se negó a prestar declaración. "Hace diez años que vengo dando explicaciones sobre este tema en esta causa", dijo Galeano, quien estaba presente en la audiencia y pidió al presidente del tribunal que sus dichos sean tenidos en cuenta "en profundidad".

Días atrás, el grupo Memoria Activa, de familiares de las víctimas y querellante, manifestó su deseo de "que todos los acusados declaren y tengan la dignidad de decir, de una vez por todas, la verdad que nos ha sido negada estos 21 años".

Este es el segundo juicio por el atentado. En 2004 un tribunal absolvió a una decena de policías argentinos acusados de participar en el ataque debido a las irregularidades cometidas durante la investigación.

También son juzgados dos ex fiscales federales, un ex jefe de inteligencia, ex comisarios de la policía, un líder judío y un mecánico que entregó la camioneta que estalló frente a la sede judía.