Colaboradores de la precandidata presidencial demócrata Hillary Clinton pidieron a un exempleado del Departamento de Estado, que ayudó a instalar su servidor privado de correos electrónicos, que declare ante la comisión investigadora de la Cámara de Representantes, aunque el potencial testigo ha dicho que se apegará a su derecho constitucional de no hacerlo.

Un colaborador jerárquico de Clinton se dijo decepcionado el jueves por la respuesta de Bryan Pagliano al citatorio de la comisión, encabezada por republicanos, que investiga el ataque terrorista de 2012 en Bengasi, Libia, y el uso de un servidor privado por parte de Clinton mientras fungía como secretaria de Estado.

El asistente no estaba autorizado a discutir el tema de manera pública, por lo que habló bajo la condición de anonimato.

Los abogados de Pagliano enviaron el lunes una carta a la comisión, informándoles que su cliente no declararía en la audiencia programada para la próxima semana. El panel citó a Pagliano el mes pasado.

El representante por Maryland, Elijah Cummings, el demócrata de mayor rango en el panel, no se mostró sorprendido ante la negativa de Pagliano a declarar, dadas las "insostenibles acusaciones" contra Clinton.

La Comisión fue creada el año pasado para investigar la respuesta del gobierno de Obama a los ataques en Bengasi, en los que murieron cuatro estadounidenses, incluyendo el embajador. La investigación se ha ampliado en los últimos meses para enfocarse en el uso de Clinton de una cuenta y servidor privados de correo electrónico.

Clinton, favorita para obtener la nominación presidencial demócrata, ha rechazado ambas controversias como "juegos partidistas".

Nick Merrill, portavoz de la campaña de Clinton, señaló el jueves en un comunicado que Clinton y su equipo "han estado confiados desde el comienzo de que el uso de un correo personal por parte de Clinton era permitido y que no recibió ni envió material confidencial, hechos confirmados por el Departamento de Estado y el inspector general" de la dependencia.