Acompañado de su abogado, el aún Presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, llegó al tribunal al que fue citado por medio de una orden de aprehensión, para hacer frente a acusaciones de cohecho y fraude fiscal.

En declaraciones a una radio local, Pérez Molina arremetió en contra de la fiscalía y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, organismos que han adelantado la investigación que provocó la renuncia de Pérez Molina a su cargo, diciendo que sus miembros "buscan protagonismo" y "llenar sus egos".

También dijo que "no confía en la justicia de Guatemala", que "está llegando con desventaja a los tribunales". A las afueras del edificio del tribunal de justicia la gente se empezaba a congregar con tambores y con pitos a la espera del mandatario.