El líder supremo iraní advirtió el jueves que "no habrá trato" si las potencias mundiales insisten en suspender en vez de levantar las sanciones como parte de un acuerdo nuclear y agregó que depende del parlamento iraní, y no de él, aprobarlo o rechazarlo.

Sus declaraciones, leídas por un conductor televisivo, son las primeras oficiales sobre el acuerdo desde que el presidente estadounidense Barack Obama se aseguró el apoyo suficiente para impedir que los republicanos que dominan el Congreso puedan bloquearlo.

El ayatola Ali Jamenei todavía no ha manifestado una opinión clara sobre el acuerdo convenido en julio, que reducirá las actividades nucleares iraníes a cambio de alivio a las sanciones impuestas a Teherán.

Jamenei agregó que algunos funcionarios han hablado de la "suspensión" de las sanciones, lo que consideró inaceptable.

"Si las sanciones son suspendidas, entonces nosotros también cumpliremos con nuestras obligaciones en el terreno", afirmó.

El líder supremo tiene tradicionalmente la última palabra en todas las cuestiones importantes, pero esta vez Jamenei dijo que los legisladores son quienes deben decidir sobre el acuerdo. "Son los representantes del pueblo quienes deben decidir", enfatizó. "Yo no tengo ningún consejo sobre el método de revisión, aprobación o rechazo".

El presidente Hasan Ruhani se opone a dejar que el parlamento vote sobre el acuerdo, que insiste se trata de un entendimiento con las potencias nucleares y no un tratado. La semana pasada advirtió que si el parlamento vota sobre el acuerdo, sus disposiciones serían legalmente obligatorias.

Un comité parlamentario especial ha empezado a estudiar el acuerdo, pero no está claro cómo continuará el proceso puesto que el gobierno no ha preparado un proyecto concreto. Tampoco se sabe cuánto apoyo tiene el acuerdo en el parlamento.