Los organizadores de los Juegos Olímpicos han aceptado realizar pruebas virales en las aguas contaminadas de Río de Janeiro.

Pero incluso si llegan a detectar altos niveles de virus, los organizadores insisten que no tienen ninguna intención de trasladar las sedes.

¿Por qué no hay más presión para un cambio? Los atletas olímpicos tienen escasa influencia, algunos deportes no cuentan con instalaciones alternas y las federaciones deportivas mantienen importantes vínculos financieros con el Comité Olímpico Internacional (COI).

Carlos Nuzman, director del comité organizador de Río 2016, prometió el martes cumplir con las pruebas virales al señalar que lo más importante es "la salud de los deportistas".

La mayoría de los atletas, sin embargo, no se han pronunciado, incluso después que The Associated Press divulgó un análisis independiente realizado durante cinco meses y que reveló niveles peligrosamente elevados de virus a causa de desechos humanos en todas las sedes de vela, remo, canotaje, triatlón y nado de aguas abiertas. Alrededor de 1.400 atletas deben competir en las sedes acuáticas.

El estadounidense Alex Meyer es uno de los pocos que ha levantado la voz. Participante en los Juegos de 2012 y ex campeón en pruebas de larga distancia, Meyer pidió que la competencia en aguas abiertas no se dispute en la playa de Copacabana. No se clasificó a Río, así que no tiene tapujos a la hora de hablar.

"Lo apoyo totalmente", dijo Meyer a la AP. "Esta es una pequeña demostración del porqué, en diversos frentes, los atletas olímpicos sienten que son tratados como poca cosa... A ellos (el COI) no les importa si estamos bien. Sólo quieren montar un espectáculo y nosotros somos prescindibles".

No existe una solución a corto plazo para eliminar la contaminación antes de la apertura de las justas, el 5 de agosto del próximo año. El grado de contaminación es una crisis de sanidad pública que podría tomar décadas en resolver, puesto que se requiere que los residuos de millones de hogares en los barrios pobres pasen por plantas de tratamiento de aguas negras.

Estos son algunos de los obstáculos que se presentan para mudar las sedes contaminadas: