La compañía constructora más grande de Brasil, Odebrecht, fue condenada judicialmente por someter a trabajadores a condiciones de esclavitud en una planta de azúcar y etanol que construye en Angola, dijeron el miércoles los fiscales.

El juez Carlos Alberto Frigieri ordenó el martes a Odebrecht que indemnice con 50 millones de reales (13 millones de dólares) a unos 400 trabajadores afectados, afirmó la procuraduría laboral en un comunicado.

En el texto se afirma que Odebrecht llevó trabajadores brasileños a Angola, donde subsidiarias de la empresa en ese país africano los obligaron a trabajar sin visas adecuadas y en condiciones laborales insalubres.

Frigieri determinó en su fallo que, como Odebrecht encabezaba todo el proyecto, es la responsable del trato a los empleados. Indicó también que la importación ilegal de trabajadores y restringirles el tránsito constituye tráfico de personas.

En un comunicado, Odebrecht dijo que los tribunales brasileños carecen de jurisdicción en el caso porque las subsidiarias fueron las que sometieron a los trabajadores a condiciones de esclavitud y que la compañía no tenía el control directo sobre los presuntos abusos. La empresa señaló que apelará el fallo.

El fallo fue emitido unos dos meses después del arresto del presidente de la compañía, Marcelo Odebrecht, por su presunta implicación en el gigantesco escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

El ejecutivo fue detenido bajo los cargos de negocios mafiosos, lavado de dinero y desvío de recursos públicos.

Según los fiscales, las actividades indebidas en Petrobras implicaron aproximadamente 2.000 millones de dólares en sobornos y otros recursos ilegales.

Una parte de ese dinero fue canalizado a gastos de campaña del partido gobernante y sus aliados. También incluyó supuestos pagos de sobornos a ejecutivos de Petrobras a cambio de la concesión de contratos a precios inflados.