Una avanzada de seguridad de la presidenta Michelle Bachelet sufrió el miércoles el robo de armas y equipos de comunicaciones desde su vehículo mientras bebían café en un local de la carretera, justo cuando la gestión contra la delincuencia es la peor evaluada del gobierno.

Como de costumbre, un grupo de policías constituía la avanzada de la seguridad presidencial que debía llegar con antelación de la visita de la mandataria a la agrícola ciudad de Olmué, 98 kilómetros al noroeste, para la inauguración de un encuentro latinoamericano de gestión comunitaria del agua.

A primera hora los policías se detuvieron para descansar y beber café en un local de la carretera aledaño a una gasolinera. Mientras lo hacían desconocidos rompieron un vidrio del vehículo en que viajaban y robaron armas y equipos de comunicación, según coincidentes informes de la prensa local. La policía no entregó una versión oficial.

La misión de la avanzada es precisamente velar por la seguridad de la mandataria en el lugar que visitará. El hecho ocurrió antes de que Bachelet iniciara su gira por algunas horas a la vecina comuna de Valparaíso.

El hecho coincide con la difusión de una encuesta de la empresa GfK Adimark que señala que el área peor evaluada de la gestión de Bachelet es precisamente el combate a la delincuencia, que es aprobada por un 6% de los 1.033 consultados y reprobada por el 92%.