Los fiscales acusaron el miércoles a un líder de milicias en el Congo apodado "Terminator" de permitir bajo su mando crímenes de lesa humanidad, incluyendo la matanza de decenas de aldeanos desarmados y una campaña para someter a mujeres y niñas a la esclavitud sexual, al comenzar su juicio en la Corte Penal Internacional.

Bosco Ntaganda se declaró inocente de 18 cargos que incluyen homicio, violación, esclavitud sexual y luego escuchó impasible el alegato inicial de la fiscalía.

Acusado por primera vez en 2006, Ntaganda fue durante años el símbolo de la impunidad en Africa y llegó a ocupar un alto grado militar en el Congo, hasta que en 2013 se entregó al derrumbarse su base de poder.

La fiscal Fatou Bensouda dijo que fue un caudillo militar "tristemente célebre y poderoso" cuyas fuerzas masacraron a cientos de civiles en Ituri, una región rica en recursos naturales en el Congo oriental en 2002 y 2003.

Su juicio pondrá de manifiesto además la esclavitud sexual a la que sometía a las niñas y el reclutamiento de menores como soldados en un conflicto anárquico que se volvió famoso por semejantes atrocidades.

"La violación de las niñas era tan habitual que los soldados tenían canciones sobre eso", dijo la fiscal Nicole Samson al panel de tres jueces.

También se espera que el juicio eche luz sobre el saqueo de oro y minerales por los rebeldes. Bensouda dijo que Ntaganda aprovechó el conflicto étnico para enriqueceserse.

El abogado defensor Stephane Bourgon dijo que Ntaganda hará una breve declaración el jueves. El primer testigo está citado para el 15 de septiembre.