Un juez federal otorgó estado de demanda colectiva a una demanda presentada en California contra Uber sobre el pago a sus choferes, lo que aumenta los riesgos para la compañía en el caso.

El fallo del martes aumenta el número de demandantes potenciales en California, en una demanda que dice que los choferes de Uber son clasificados incorrectamente como contratistas independientes cuando en realidad son empleados.

"El fallo de hoy prepara el escenario para un juicio y una batalla legal que va a tener implicaciones drásticas para el modelo de negocios de Uber, además de, más generalmente, cómo contempla a los contratistas independientes la ley de California", dijo Lonnie Giamela, abogado laboral en Los Angeles que ha estado siguiendo el caso.

El juez federal Edward Chen en San Francisco anunció su fallo en la demanda presentada por varios choferes y exchoferes de Uber. Los litigantes nombrados en la demanda dicen que son empleados de Uber y han sido defraudados en gastos y propinas.

La demanda solicitó la certificación de demanda colectiva a nombre de 160.000 choferes que han trabajado para la compañía en California desde 2009. Chen otorgó el estatus, aunque excluyó a algunos choferes y lo limitó a las propinas, no los gastos.

Chen estimó que el número de choferes en la demanda pudiera estar al menos en los centenares, lo que significa que la compañía pudiera ser responsable por más compensaciones si pierde el caso.

Uber dijo en una declaración que muy probablemente apelará el fallo de Chen, pero que le complacía que éste hubiese certificado "sólo una fracción de lo que pedían los demandantes".