Trenes Eurostar sufrieron largos retrasos durante la noche del martes y al menos uno de ellos tuvo que regresar a París, causando demoras a cientos de pasajeros en medio de reportes sobre la presencia de migrantes en las vías en el puerto francés de Calais.

Estos incidentes son los últimos de un verano salpicado de interrupciones en los servicios y tensiones diplomáticas por Calais, donde miles de migrantes están acampanados con la esperanza de colarse en el túnel o en transbordadores para llegar a Reino Unido.

Eurostar dijo a sus pasajeros que un convoy que viajaba entre Francia y Gran Bretaña tuvo que parar en Calais y regresar a Paris por un corte de energía, después de informaciones no confirmadas sobre la entrada ilegal de migrantes en las vías. La empresa dijo que al menos otros tres trenes sufrieron interrupciones.

El servicio recuperó la normalidad el miércoles por la mañana.