Corea del Norte dijo el miércoles que su reciente expresión de "pesar" por la explosión de una mina antipersona que mutiló dos soldados surcoreanos no fue una disculpa, como afirma Seúl, generando dudas sobre las iniciativas encaminadas a la distensión entre los dos países rivales.

El comunicado de la poderosa Comisión Nacional de Defensa de Pyongyang es la primera negación explícita de la interpretación que Seúl realizó de la parte clave de un acuerdo alcanzado la semana pasada tras negociaciones maratonianas y que hizo que las dos Coreas diesen un paso atrás en su escalada de amenazas de guerra.

Aunque autoridades habían dicho ya que Corea del Norte no considera está expresión de pesar por los heridos una disculpa, y mucho menos como el reconocimiento de responsabilidades, la vehemente negativa del miércoles sumado a que procede del principal organismo de toma de decisiones del país, enturbia las perspectivas de mejora de las relaciones entre los dos países, que siguen técnicamente en guerra desde hace décadas.

El acuerdo alcanzado era lo suficientemente vago como para dar a ambos bandos aparentemente lo que querían.

Corea del Sur lo interpretó inmediatamente en público como un pequeño avance, alegando que había logrado que el Norte asumiese la responsabilidad por la explosión. Pyongyang logró cortar las emisiones de propaganda transfronteriza que Seúl inició tras decir que tenía pruebas de que su vecino había colocado las minas antipersona. Ambos países acordaron planear más conversaciones y reanudar los reencuentros de familias separadas por la fuera.

La nueva declaración del Norte, sin embargo, es una clara advertencia.

"Este tipo de interpretación es el resultado de la ignorancia sobre el significado de una palabra coreana y su concepto", dijo el comunicado del portavoz, no identificado, del departamento.

"Corea del Sur no debe olvidar ni un instante que un error de juicio (...) desencadenaría fatales consecuencias sobre las relaciones Norte-Sur", continuó. "Nada es más grosero y feo que describir como una victoria unilateral un comunicado conjunto que acordaron Corea del Norte y del Sur".

Los dos países tienen ya abandonaron en el pasado otros intentos de reconciliación, y sus relaciones empeoraron desde la llegada de los conservadores al poder en Seúl a principios de 2008.