En la misma cancha en la que su primera incursión en un Abierto de Estados Unidos culminó en la tercera ronda, Víctor Estrella Burgos se despidió en su debut.

El dominicano, número 50 del mundo, no pudo con la potencia del estadounidense Jack Sock, el 28vo cabeza de serie, al perder el martes por 6-2, 6-3, 6-2 en el Granstand.

"Perdí y lo acepto", señaló el tenista de 35 años. "La derrota no me deja frustrado. Sock fue superior. Tengo que seguir entrenando, ya que se acerca la Copa Davis y más torneos".

"El tenis es así, se gana y se pierde. Yo he vivido un año increíble", añadió Estrella-Burgos, quien fue una de las revelaciones en Flushing Meadows, donde cayó ante el canadiense Milos Raonic, un Top 10.

Y es que en el curso de 2015, el dominicano concretó los mayores logros de una dilatada carrera. En febrero conquistó su primer título en el circuito de la ATP al vencer al español en la final del torneo de Quito. También alcanzó su puesto más alto en el ranking, el 43ro en julio.

Lo que sigue es la Davis, en la que República Dominicana recibirá a Alemania entre el 18 y 20 de septiembre. Será la primera oportunidad de los dominicanos para conseguir el ascenso al Grupo Mundial, la elite del torneo de equipos.

Campeona de las ediciones de 1988, 1989 y 1993, Alemania eclipsa con sus credenciales a los dominicanos. Con Philipp Kohlschreiber, Benjamin Becker y Alexander Zverev, entre otros, los alemanes cuentan con una amplia base de tenistas para mantenerse por décimo año en la máxima categoría.

Pero Estrella-Burgos cree que los dominicanos pueden dar el golpe gracias a la localía. Mencionó su condición de Top 50 y que su compañero José Hernández se ha abierto paso entre los 200 mejores.

"Tenemos un gran chance. Jugamos el ascenso en Dominicana por primera vez, y creo que el apoyo de la gente será clave, así como el clima caliente. Alemania tiene un equipo duro, pero nada es imposible", dijo Estrella-Burgos.