Un juez federal concedió estatus colectivo a una demanda contra Uber en California por el pago a sus conductores, lo que hace que la empresa de servicio de vehículos con chofer tenga más en juego en caso de perder.

El fallo del martes incrementa el número de posibles firmantes en California de la demanda que dice que los choferes de Uber están clasificados incorrectamente como contratistas independientes, cuando en realidad son empleados.

"El fallo de hoy prepara el terreno para un juicio y una batalla legal que tendrá implicaciones dramáticas para el modelo de negocios de Uber, así como en general a la forma en que los contratistas independientes son vistos ante la ley de California", dijo Lonnie Giamela, un abogado laboral de Los Ángeles que ha estado al pendiente del caso.

El juez federal de distrito Edward Chen en San Francisco tomó su decisión en la demanda presentada por varios conductores activos o exchoferes de la compañía de transporte. Los choferes citados en la demanda aseguran ser empleados de Uber que han sido defraudados por gastos y propinas.

La demanda buscaba ser certificada como colectiva a nombre de 160.000 conductores que han trabajado para la compañía en California desde 2009. Chen certificó el estatus de colectiva, aunque exentó a algunos conductores y limitó las exigencias de los choferes a las propinas, no así a los gastos.

Chen estimó que serían cientos de choferes los que encajen en los parámetros de la demanda, lo que significa que Uber enfrentaría una importante pérdida en caso de no ganar el juicio.

La empresa señaló en un comunicado que es posible que apele el fallo de Chen, pero se mostró satisfecha de que certificó a "solo una pequeña fracción del colectivo que buscaban los demandantes". La compañía dijo creer que solo unos cuantos choferes en activo encajarían dentro de los parámetros de la demanda.

"Nos complace que el juez de distrito haya rechazado la 'demanda colectiva masiva' que buscaban los demandantes, pero las decisiones de la Corte Suprema, el Noveno Circuito y otros juzgados han esclarecido que no se puede certificar un estatus de colectiva", dijo Ted Boutrous, un abogado que representa a la compañía.

El clasificar a sus trabajadores como empleados incrementaría de manera importante los gastos de operación de Uber, e iría en contra de su modelo de trabajo e identidad. Los puntos con los que Uber intenta atraer a los choferes están basados en los conceptos de libertad y autonomía.

En su fallo, Chen rechazó los argumentos de la compañía de que los demandantes citados en el documento no eran típicos con relación a sus colegas en la demanda debido a que no existe el típico chofer de Uber. La empresa también argumentó que otros de sus choferes, a diferencia de los demandantes, prefieren ser contratistas independientes en lugar de empleados.

Chen dijo que la compañía no ha mostrado suficiente evidencia que respalde dicha afirmación.

Los conductores, por su parte, tienen muchas cosas en común, incluido el hecho de que Uber les fija el salario, puede despedirlos, utiliza la retroalimentación del pasajero para evaluarlos y no controla sus horarios ni los sitios donde trabajan, dijo Chen.