El Congreso de Guatemala retiró el martes la inmunidad al presidente Otto Pérez Molina, y abrió la posibilidad de que sea procesado penalmente por sus presuntos vínculos con un masivo fraude fiscal que ha sumido al país en una crisis política sin precedente en la historia reciente.

El vocero presidencial, Jorge Ortega, aseguró que el mandatario respeta el fallo y que enfrentará la justicia. "El presidente está consciente del nuevo escenario, que no era el más deseado pero era muy probable", dijo el portavoz a The Associated Press el portavoz presidencial Jorge Ortega.

Con una votación unánime de 132 legisladores presentes, el pleno del Congreso tomó la histórica decisión de quitar la inmunidad a Pérez Molina, quien ha rechazado haber sido parte del fraude, en un caso que ya llevó a la cárcel a su vicepresidenta Roxana Baldetti.

El retiro de la inmunidad no remueve a Pérez Molina de la presidencia, y sólo permite que se le procese como a cualquier otro ciudadano y que un juez eventualmente pueda solicitar su detención.

El Congreso necesitaba 105 votos de los 158 diputados al Congreso.

"El partido nos dio línea para votar y retirarle la inmunidad al presidente. El que nada debe, nada teme", dijo a la AP el diputado oficialista Luis Fernández Chenal.

En las afueras del Congreso, cientos de personas celebraron la decisión y se escucharon fuegos pirotécnicos.

"¡Excelente, es un paso adelante para Guatemala!", dijo Gerardo Corzo, un jubilado de 71 años, quien llegó hasta las afueras del Congreso con su mujer.

"Se demuestra con esta decisión que el pueblo y su accionar colectivo obtiene resultados, pero esto es sólo el principio", dijo Byron Garón, coordinador del Colectivo de Estudios Rurales Indígena Ixim. "Ahora queremos que se le juzgue a él y a su vicepresidenta, se le condene y le devuelvan a Guatemala todo lo que le robaron", añadió.

Familias que se toman selfies, estudiantes, grupos de amigos con banderas de Guatemala se agrupaban luego del fallo frente al Palacio de Gobierno, entre gritos de "¡Sí se pudo!" y "¡Otto, te vas a ir al bote!", en alusión a la cárcel.

El escándalo que ha salpicado a Pérez Molina se desató cuando se identificó una red denominada "La Línea", por la que funcionarios y particulares presuntamente habrían recibido sobornos de empresarios para que les ayudaran a evadir impuestos en sus importaciones.

La Fiscalía y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala habían solicitado el retiro de la inmunidad a Pérez Molina tras determinar que estaría involucrado en el caso.

La ex vicepresidenta Baldetti renunció al cargo el 8 de mayo y la semana pasada fue enviada a prisión preventiva.