Los guatemaltecos formaron una valla humana para ayudar a los diputados a ingresar a la sede del congreso unicameral y pueden iniciar el debate sobre el retiro de la inmunidad al presidente Otto Pérez Molina para que sea investigado por acusaciones de la fiscalía de estar involucrado en una red para defraudar al fisco.

"Fue algo impresionante que la misma población llegó e hizo una cadena humana y un corredor para que pudiéramos pasar, me impresionó que le dieron una rosa blanca, nos protegieron de las agresiones de los sindicalistas que fueron acarreados para que no pudiéramos pasar", dijo el diputado opositor Leonel Lira, que es uno de los casi 40 diputados que ya ingresó al edificio legislativo.

Manifestantes a favor del mandatario bloquearon la entrada al edificio y no permitían que empleados y legisladores ingresaran al edificio.

El Congreso necesita los votos de 105, de los 158 diputados al Congreso para discutir y decidir si le retira o no la inmunidad a Pérez Molina.

Poco antes de que comenzaran a entrar los diputados, el Viceministro de Gobernación, Elmer Sosa, había llegado acompañado de varias unidades de policías antimotines que se han desplegado en las esquinas próximas al congreso, y dijo que su objetivo era "garantizar la seguridad de los manifestantes y la del congreso".

Sosa agregó que "tiene que celebrarse la sesión".

Edgar Pereira, del Movimiento Social Humanista, un hombre de edad avanzada y elegantemente vestido que estaba en la primera fila de la cadena que trata de proteger la entrada de los diputados al edificio, dijo "la población tiene que llegar al congreso para garantizar que se celebre la sesión. No podemos permitir maniobras y manipulaciones del presidente para evitar que se celebre la sesión".

Pérez Molina se ha negado a renunciar pese a las multitudinarias manifestaciones de la población y llamados de diversos sectores de la sociedad, incluso instituciones gubernamentales. Ha rechazado las acusaciones de corrupción y dice estar dispuesto a someterse a la justicia.

Nery barrios, secretario general de una coalición de organizaciones sindicales e indígenas y organizador de la protesta que trataba de bloquear las entradas al congreso con carpas y unos 200 manifestantes, dijo que estaba a favor de que se votase sobre la inmunidad de Pérez Molina y que quienes le acompañaban no bloquean la entrada al congreso. Pero un periodista de Associated Press pudo comprobar que en la práctica son quienes tienen bloqueada una de las entradas al edificio.

Personal de la Procuraduría de derechos Humanos (PDH)ha tenido que interponerse en varias ocasiones entre manifestantes partidarios y detractores de que se celebre la sesión para evitar que acabaran a golpes

La embajada de Estados Unidos en un mensaje vía twitter dijo que "el Congreso necesita reunirse para abordar los temas importantes para el país. Esperamos que el Congreso se reúna hoy, como está programado", dijo la embajada estadounidense.

La fiscalía y la Comisión Internacional contra la impunidad en Guatemala, solicitó el retiro de la inmunidad a Pérez Molina, luego de determinar que estaría vinculado a un caso de defraudación aduanera al fisco guatemalteco.

Las autoridades desarticularon una red denominada "La Línea", integrada por funcionarios y particulares que habrían recibido sobornos por parte de empresarios para que les ayudaran a evadir impuestos en sus importaciones.

Escuchas telefónicas obtenidas por la fiscalía dan cuenta que Pérez Molina conocía a varios miembros de la red y habría facilitado nombramientos de personas para logar el trabajo de la estructura.

Por el mismo caso la ex vicepresidenta Roxana Baldetti renunció al cargo el 8 de mayo. La semana pasada un juez ordenó su aprehensión y la envió a prisión preventiva.