Decenas de miles de habitantes y establecimientos del área de Phoenix, incluyendo un banco de alimentos, se quedaron sin electricidad durante más de 15 horas, luego de que una fuerte tormenta derribara árboles, dañara edificios y volteara a un tráiler en la carretera.

Las dos principales empresas de servicios públicos de la zona reportaron que 37.800 consumidores aún no tenían electricidad hacia el mediodía del martes, una reducción con respecto a los 70.000 afectados tras la tormenta del lunes por la tarde.

La tormenta llegó al área al anochecer y azotó la zona central de Phoenix, Scottsdale y Tempe con truenos, vientos de hasta 104 kilómetros por hora (65 mph) y 3,8 centímetros (1,5 pulgadas) de lluvia, según el Servicio Meteorológico Nacional.

Las inundaciones provocaron el cierre temporal de caminos y rampas carreteras, mientras que los fuertes vientos voltearon un camión de carga en la Interestatal 10, enviándolo encima de un auto. Decenas de señales de tránsito permanecen apagadas durante la hora pico del martes.

"Anoche la Madre Naturaleza dio un espectáculo en nuestra ciudad", dijo el alcalde, Greg Stanton.

Autoridades de bomberos señalaron que en un lapso de dos horas recibieron más de 400 llamadas de auxilio, la misma cifra que promedian en todo un día. Los rescatistas respondieron al llamado de un incendio en una casa provocado por un rayo; a varios conductores varados en las calles inundadas, accidentes vehiculares y otros problemas, sin embargo no se reportaron muertes o lesionados de gravedad.

Salt River Project informó que esperaba restaurar la electricidad en gran parte de la zona afectada en las próximas horas. Arizona Public Service Co. dijo que restaurará la luz gradualmente a lo largo del día a gran parte de sus consumidores, pero algunas áreas podrían tomar más tiempo.

Varias escuelas estuvieron cerradas el martes debido a que no tenían electricidad.

___

Los fotógrafos de Associated Press Ross Franklin y Matt York contribuyeron con este despacho.