Los partidarios del pacto nuclear con Irán estaban al borde de obtener la cantidad mínima de votos necesaria para mantener con vida polémico acuerdo y darle al presidente Barack Obama una gran victoria en materia de política exterior a pesar de la oposición tenaz.

Los senadores demócratas Bob Casey y Chris Coons anunciaron su apoyo al acuerdo y le sumaron los votos 32 y 33, uno menos de los 34 necesarios para ratificar el veto de Obama a un proyecto republicano de bloquearlo.

"Este acuerdo restringe sustancialmente el programa nuclear iraní en cuanto a duración, y en comparación con todas las alternativas realistas, es la mejor opción disponible para nosotros en este momento", explicó Casey en un comunicado. Y Coons dijo que "apoyaré este acuerdo a pesar de sus deficiencias porque es una estrategia mejor para que Estados Unidos encabece una comunidad global coaligada para contener la proliferación de las armas nucleares".

Horas antes, el senador Ben Cardin de Maryland, el principal demócrata en la Comisión de Relaciones Exteriores, predijo que Obama alcanzaría los 34 votos a finales de semana.

Los republicanos se oponen unánimemente al acuerdo, que tiene como objetivo frenar el programa nuclear de Irán a cambio de un alivio de las sanciones económicas occidentales, pero los críticos no han podido utilizar el receso de verano del Congreso para derribarlo. Sólo dos senadores demócratas se han opuesto al trato.

Ahora que parece que se lograrán los 34 votos, los partidarios del acuerdo se plantearon el objetivo de reunir 41 votos, con los que bloquearían en primer lugar la resolución de desaprobación, evitándole a Obama el tener que recurrir a su poder de veto. Cardin, quien dijo que se mantiene indeciso, no se refirió a esa posibilidad.

En una sesión con estudiantes de la Universidad Johns Hopkins, Cardin analizó los pros y contras de cada lado. Dijo que su decisión se tomará sobre la salida que más probablemente impida que Irán se vuelva un estado con armas atómicas. Cualquier decisión conlleva riesgos, agregó Cardin.

"Creo que es una decisión difícil y en cierto modo me molesta cuando la gente dice que esto es una decisión fácil ¿Por qué no te has decidido? No creo que se trate de una cuestión fácil de criterio", dijo Cardin.