El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ratificó el martes el caso de tres tunecinos expulsados ??de Italia en 2011 a raíz de la sublevación de la Primavera Árabe, al fallar que los migrantes fueron sometidos a tratos degradantes e inhumanos durante el tiempo que permanecieron en un centro de detención, antes de ser expulsados sin poder apelar su repatriación forzada.

El tribunal, con sede en Estrasburgo, ordenó a Italia que pague 10.000 euros (11.215 dólares) por daños a cada uno de ellos, además de 9.344.50 euros en costos.

La corte dijo que tuvo en cuenta el hacinamiento en la isla siciliana de Lampedusa, uno de los sitios a donde acudieron tunecinos y otras personas al huir de sus países --llegaron alrededor de 55.300 -- después de que la revolución tunecina provocó la caída de varios dictadores en un período conocido como la Primavera Árabe. Sin embargo, agregó, Italia violó la prohibición europea al trato inhumano.

El tribunal añadió que los hombres no fueron entrevistados antes de su expulsión y que no tuvieron recursos para impugnar las repatriaciones, dos de varias violaciones de la Convención Europea de Derechos Humanos.

El secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, dijo que aunque este caso ocurrió en 2011, el fallo resuena hoy en día cuando miles de migrantes llegan en masa a Europa.

"El fallo de hoy... es un recordatorio oportuno a los 47 países del Consejo de Europa de que los solicitantes de asilo y los migrantes deben ser tratados como seres humanos individuales, con los mismos derechos básicos que todos los demás", dijo Jagland en un comunicado.

Entre otras cosas, el tribunal avaló las denuncias de los tunecinos sobre las pésimas condiciones de higiene en el centro de acogida donde fueron colocados, con poca agua, sin puertas que separan los baños y las duchas de las demás habitaciones y con camas insuficientes, todas condiciones que "minaron su dignidad".

Sin embargo, el tribunal no encontró tales problemas en dos barcos atracados en Palermo, donde fueron trasladados los hombres.